Events


Default
Presente y futuro del sector olivarero mediterráneo

26/Nov/2012 - 28/Jul/2012

Training Activity

aceite, seminario, internacional, mercado, futuro, mediterráneo,

Rating:
Share |



El cultivo del olivo constituye un elemento clave del sector agrario mediterráneo. Este árbol, capaz de crecer en suelos pobres, está bien adaptado al clima mediterráneo, que se caracteriza por tener lluvias escasas, veranos con altas temperaturas e inviernos suaves. De los casi 3,3 millones de toneladas de aceite de oliva que prevé el COI se producirán a nivel mundial en esta campaña 2011/2012, el 97% corresponde a la región mediterránea. También procede de esta misma región el 83% de los 2,6 millones de toneladas de aceitunas de mesa estimadas para la campaña 2011/2012, que son el otro producto olivarero importante.

La producción de aceite de oliva y aceituna ha ido incrementándose de forma espectacular en las últimas décadas, hasta alcanzar más del doble para los aceites de oliva y multiplicarse por 2,7 para las aceitunas. Este incremento se debe en parte al establecimiento de plantaciones intensivas que utilizan sistemas de producción muy distintos de los tradicionales, incorporando técnicas como el riego, material genético mejorado, poda, marcos de plantación, etc., con lo cual se han logrado altos rendimientos y un fuerte grado de mecanización. Las subvenciones de la Unión Europea también han influido de forma decisiva en este aumento de producción ya que los mayores incrementos se han producido en países mediterráneos de la UE. Sin embargo, no cabe olvidar el papel importante desempeñado por los sistemas olivareros tradicionales en muchas zonas mediterráneas desfavorecidas y de condiciones difíciles, pues estos sistemas son multifuncionales y contribuyen al desarrollo rural, la conservación del paisaje y la preservación del medioambiente contra la erosión y la desertización.

El consumo de productos del olivo ha seguido la misma tónica, siendo la región mediterránea el principal consumidor, si bien otros países importantes tanto externos a la UE, entre los que destacan Estados Unidos, con un consumo de 275 mil toneladas de aceite de oliva y 240 mil de aceitunas para la campaña 2011/12, casi totalmente importados, Brasil, Australia, y Canadá, como de la propia UE (Alemania y Reino Unido principalmente), se están convirtiendo en grandes consumidores e importadores. Este crecimiento continuo de los mercados se debe a las cualidades gastronómicas de los productos del olivo y a su condición de alimentos saludables basada en sus propiedades nutritivas y funcionales, que se han promocionado acertadamente como uno de los componentes más notables de la Dieta Mediterránea. También han influido sin duda las importantes mejoras en los aspectos de postcosecha y procesado a fin de responder a las demandas de estándares de alta calidad en estos mercados

muy desarrollados.

Dentro de este contexto el Seminario explorará el futuro del sector olivarero en el editerráneo y en el mundo, tratando de contestar las siguientes preguntas clave: ¿Resultan sostenibles los sistemas intensivos de producción? ¿Se basará en estos sistemas el futuro desarrollo del sector olivarero o seguirán manteniendo un lugar relevante los sistemas tradicionales? ¿Cuáles son los elementos determinantes que tendrán que mejorarse en las tecnologías de procesado, especialmente en aquellos países en que una gran parte de su producción no puede acceder a mercados muy exigentes en aspectos de calidad? Además de las ya muy difundidas propiedades nutritivas y funcionales de los productos del olivo, ¿cuáles son sus perspectivas como materia prima básica para la industria nutracéutica? ¿Cuáles son las claves para abrir nuevos mercados y para incrementar su cuota en mercados consolidados?